Cooperación para la educación (COED)

La pobreza y la educación

Las necesidades en cifras

Un típico trabajador maya gana menos de US$4 al día.La pobreza en Guatemala es grande y profunda

Afecta desproporcionadamente a los indígenas mayas del país. Ellos constituyen la mitad de la población, pero representan menos de una cuarta parte del total de ingresos y el consumo. Un típico trabajador maya gana menos de US$4 al día. Las tasas de pobreza en zonas rurales de Guatemala a menudo superan el 70%.

La guerra civil de Guatemala

La educación en Guatemala es otra de las secuelas de la guerra civil.

Históricamente, las políticas gubernamentales han excluido a los mayas de gozar de participar en los beneficios del crecimiento económico del país. Los indígenas guatemaltecos siguen siendo blancos del racismo, la exclusión (de tierras, trabajos y educación) e injusticia. También afrontan el  brutal legado de una guerra civil de 36 años que dejó más de 200,000 muertos y cientos de miles de desplazados. Las hostilidades devastaron el tejido de las comunidades mayas en el altiplano occidental y central, muchos de los que luchan, incluso después de casi dos décadas de paz, para recuperarse de la violencia.

La calidad de la educación sufre

Los mayas también sufren de bajos niveles de alfabetización y falta de una educación formal. Las tasas de analfabetismo entre los adultos mayas llegan a un 40%. El nivel educativo es muy bajo, sólo cuatro años en promedio. Las mujeres indígenas típicamente completan menos de dos años de estudios. Los expertos estiman que por cada 100 niños en Guatemala, menos de 40 continuarán hasta primer curso y sólo 18 completará diversificado.

Menos de dos de cada diez niños guatemaltecos llegarán a completar diversificado.

Para los afortunados que se quedan en la escuela, la calidad educativa es pésima. Los maestros carecen de la preparación adecuada, además de los recursos que necesitan para estimular el aprendizaje, como libros de texto y tecnología. Muchos jóvenes en las comunidades rurales no desarrollan habilidades de estudio apropiadas. Poco entusiasmo, falta de motivación y pobre rendimiento académico llevan a tasas altas de deserción escolar. De esta manera el ciclo de la pobreza continua.    

La respuesta de COED

COED interviene temprano en la vida de los niños vulnerables para ayudarles a convertirse en miembros productivos y participativos de  sus comunidades y de la sociedad guatemalteca.