Cooperación para la educación (COED)

Voces guatemaltecas

Los estudiantes guatemaltecos y sus padres aprovechan al máximo las oportunidades que COED les proporciona.

Detrás de las estadísticas

En las comunidades en donde COED ayuda, las familias se sustentan con  un ingreso de menos de US$4 por día. Viven día a día con muy poco acceso a la educación  y sin esperanzas de un mejor futuro. Los padres de familia  en estos pueblos quieren algo mejor para sus hijos. Ahí es en donde COED entra en juego. Nosotros proporcionamos oportunidades educacionales a los niños empobrecidos de Guatemala que los ayudara a:

Lea más de nuestras historias sobre nuestro programa de beneficiarios.

Moises y Deili

A pesar de que Moises es analfabeta, sabe de el valor que tiene una educación. “Un día fui al banco a cambiar un cheque”, recuerda Moises. “El cajero del banco me dijo que no me podía dar el dinero porque no había firmado el cheque, pero yo no sabía como hacerlo. Estaba solo y nadie me pudo ayudar. En ese momento me prometí a mi mismo que nunca iba a dejar que mis hijos sufrieran de esa misma  humillación”.

Deili le demuestra a su orgulloso papá, sus nuevas habilidades en la computadora.

Moises tiene nueve hijos y tiene la intención de que todos se queden en la escuela. Su hija Deili está aprendiendo por primera vez sobre computadoras  gracias al centro de tecnología educativa de COED que llegó al pueblo de San Vicente Buenabaj en el 2009. “Lo que más  me emociona es aprender sobre el mundo”, nos cuenta Deili. Ella sabe que las computadoras la ayudaran a aprender sobre el mundo de la medicina, y así algún día lograr su objetivo de convertirse en médico.

Timoteo, Julio, y Marena

Es probable que Julio se convierta en el primer miembro de su familia en ir a la escuela secundaria.

Mientras que Julio tiene mucho trabajo por delante, sus padres están agradecidos por la oportunidad de una vida mejor.

Su padre Timoteo abandonó la escuela en primer grado. Marena, la mamá de Julio, nunca asistió a la escuela. Esta en una realidad desafortunada para muchas mujeres indígenas. La familia no se puede dar el lujo de educar a los hermanos mayores de Julio.

Julio sueña en convertirse un perito contador o maestro. Ese sueño se puede hacer realidad gracias a COED. Timoteo sabe que aunque les “falta mucho para poder salir de la oscuridad”, la educación le proporciona una luz al final del túnel a muchos adolescentes Guatemaltecos  luchando por salir de la pobreza.

Más Voces de COED (en inglés)